Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el tráfico en nuestra web mediante la obtención de los datos necesarios para estudiar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso, en todo caso su consentimiento puede ser retirado en cualquier momento aquí. Puede obtener más información en la Política de cookies. Más información Aceptar

Salud

28-07-2020

Los suplementos naturales, grandes aliados para nuestros animales de compañía

Los suplementos naturales, grandes aliados para nuestros animales de compañía

Los suplementos o complementos alimenticios llevan con nosotros, de una manera o de otra, muchos años. Existen registros de hace más de 3000 años que indican que en Oriente ya se empleaban diariamente como parte de su gastronomía y en su práctica médica (lo que hoy denominamos fitoterapia).


El Ayurveda en la India y la medicina tradicional china se benefician de los efectos tan potentes de ingredientes naturales para elaborar, desde tiempos inmemoriales, preparados con fines terapéuticos. De hecho, en estos países, este tipo de productos no eran considerados suplementos como tal, sino “medicinas” e “ingredientes funcionales” de su cocina. En estas culturas, la comida tiene un papel fundamental en el cuidado de la salud, ya sea para prevenir enfermedades o para revertir desequilibrios que pueden desencadenar futuros problemas, y han identificado, con el paso de los años, algunos alimentos que, preparados adecuadamente, son poderosas herramientas que pueden ayudar en determinadas patologías.

En Occidente, aunque también estaban presentes este tipo de sustancias en la dieta (ya Hipócrates en 400 a.c. asoció los alimentos a la medicina), su papel ha sido menos protagonista con el paso del tiempo (respecto a culturas orientales). Fue a partir de los años 40 que el concepto de “suplementación” cobró fuerza, sobre todo por la malnutrición de la población en tiempos de guerra (como consecuencia del racionamiento). Es en esos años cuando empezaron a realizarse estudios y análisis sobre los efectos de la carencia de algunos nutrientes (como proteínas, vitamina C, calcio, hierro, etc.). Por esas fechas también se empezaron a estudiar los efectos positivos de la suplementación (por ejemplo, en la mejora en la cicatrización de heridas de guerra con la administración de vitamina C) y las ventajas que podría traer esa práctica como soporte de los tratamientos ya empleados frente a diversas enfermedades.



Los suplementos son también conocidos comercialmente como nutracéuticos (un nombre que quiere dar un enfoque más atractivo a estas sustancias pero que carece de definición legal, por el momento, y denominarlas así o como “complemento o suplemento alimenticio” no marca ninguna diferencia real).

Sea cual sea su nombre, este tipo de productos contienen una o varias sustancias naturales bioactivas concentradas, presentes usualmente en determinados alimentos y que, tomadas en dosis superiores a las existentes en esos alimentos, tienen un efecto favorable sobre la salud (un efecto mayor que el que podría tener el alimento original). Por ejemplo, cada día es más frecuente incorporar en nuestros platos la cúrcuma. Esta planta tiene numerosos efectos beneficiosos para el organismo (anticancerígena, antiinflamatoria, antioxidante…) pero tomada por si sola es menos efectiva que acompañada de pimienta (la pimienta permite aprovechar mejor las sustancias bioactivas de la cúrcuma). Es por ello que, en la India, el rizoma de la cúrcuma se mezcla con pimienta, entre otras cosas, para elaborar el curry; y que en los suplementos de calidad que llevan cúrcuma, se incluya generalmente piperina (el principal principio activo de la pimienta).


¿Y por qué nos interesamos cada vez más por los suplementos?.
Por dos motivos:

  • Las personas nos preocupamos más por la salud. Nos interesa comer mejor, hacer deporte, tener buenos hábitos… tanto para nosotros como para nuestros animales de compañía. Estamos más informados y buscamos alternativas que vayan acorde con una forma de vida más saludable y respetuosa.
  • En determinadas situaciones (como en las enfermedades crónicas o por embarazo y lactancia o en niños pequeños o animales, que son más sensibles a ciertas sustancias químicas), no siempre los medicamentos disponibles cubren nuestras necesidades (o bien porque sus efectos no son óptimos o bien porque no podemos tomarlos cuando deseamos o porque existen contraindicaciones del uso a largo plazo). Por eso, buscamos alternativas que nos permitan alcanzar mejores resultados.
En Dingonatura creemos que una buena alimentación, que incorpore todos los nutrientes necesarios para nuestro perro o gato, es suficiente para cubrir sus necesidades y ayudarlos a crecer sanos y fuertes. Y que, por tanto, la suplementación no es una práctica que se deba de pautar de forma rutinaria, pero sí creemos que el poder terapéutico de muchos ingredientes funcionales es un fantástico aliado en determinadas situaciones, como por ejemplo:

  • Aceite de salmón (rico en omega 3) para problemas inflamatorios o de piel y pelo.
  • Cúrcuma y Boswellia en problemas articulares o que cursen con dolor
  • Ginseng y Ginko para situaciones de decaimiento, falta de energía y deterioro de las funciones cognitivas (mentales), tan frecuente en perros de edad avanzada.
  • Té verde y Griffonia en situaciones de miedo y ansiedad
Hemos de tener en mente que los suplementos, pese a ofrecer una ayuda cada día más valorada, son un apoyo al resto de medidas terapéuticas que realicemos, nunca un sustituto. De hecho, cada día es más evidente la necesidad de enfocar las enfermedades y problemas de salud de manera multimodal. Es decir, que el tratamiento que se implante tenga varias vías de actuación y que se aborde ese problema desde diferentes ángulos para conseguir mejores resultados (un ejemplo típico es el de la osteoartritis en perros, en donde se ha visto que los resultados contra el dolor, la inflamación y la degeneración del cartílago son mucho mejores si se combinan fármacos con suplementos, como los omega 3,  junto a una alimentación cuidada y otras terapias, tipo acupuntura, láser, rehabilitación etc.).

También es aconsejable informarse de la eficacia y seguridad de los productos disponibles en el mercado, para que adquiramos y ofrezcamos a nuestros seres queridos productos de calidad y con una garantía que los respalde. Si quieres conocer más sobre las posibilidades que te ofrece la suplementación natural para ayudar a tu perro o gato y mejorar notablemente su calidad de vida, te invitamos a conocer la gama de suplementos naturales Dr. Dingo que Dingonatura, junto con Uriach (empresa farmacéutica referente en salud natural en toda Europa), han desarrollado con el objetivo de ayudar a nuestros animales de compañía a vivir más tiempo, más felices y a que podamos disfrutar más aún de ellos.

dingo natura Área Cliente