Nutrición

25-11-2021

Los gatos y sus peculiaridades alimentarias

Los gatos y sus peculiaridades alimentarias

Hay muchas cosas que damos por sentado de la alimentación de nuestros gatos. ¿Sabías que hay ciertos nutrientes esenciales para el gato que no lo son para el perro?. ¿O que prefieren alimentos que se presentan en pequeñas cantidades?.  ¿O que la dieta de las hembras gestantes marcará las preferencias de sus crías en el futuro?.

 

Todos los que compartimos nuestra vida con un gato, somos conscientes de lo peculiares que pueden llegar a ser con la comida. Sus gustos son complejos y conseguir una elevada apetencia o interés, que se mantenga en el tiempo, es un reto.

 

Los gatos no son perros en muchos sentidos…sobre todo en el gusto y el olfato

Generalizando, los perros tienen pocas exigencias a la hora de engullir algo. Su criterio es cuestionable, en muchas ocasiones, pero esto nos facilita el manejo diario. En cambio, los gatos pueden darnos muchos quebraderos de cabeza. ¿Por qué?, porque son gatos:

  • En las elecciones de un felino siempre primará el sentido del olfato. Una vez que el aroma les resulta atractivo, intervendrán el sabor, las experiencias previas y la textura, así como otras cualidades tipo temperatura, humedad etc.
  • Con la edad (y ciertas enfermedades) disminuyen la capacidad olfativa y la actividad cerebral de las áreas de recompensa, por lo que también su interés por la comida.
  • Los gatos no detectan el dulce, fenómeno que también sucede en otros félidos como los leones, pero pueden detectar cantidades minúsculas de ciertos aminoácidos.
  • Existen investigaciones que han demostrado que la dieta que tienen las madres influenciará en los gustos de los gatitos. La educación del paladar de los gatos ocurre desde muy temprana edad (incluso estando en el útero) y los cuidadores deben de asegurar una variedad de texturas y sabores en cuanto sea posible.

 

Los gatos tienen fama de ser muy exquisitos con la comida

Y esa fama no es injustificada. Conseguir que un gato acepte un nuevo alimento o no se aburra del que lleva comiendo una temporada, en ocasiones, es misión imposible. Existen una serie de comportamientos hacia la comida presentes en el gato en mayor frecuencia que en el perro:

Monotonía:

Fenómeno de rechazo que puede ocurrir cuando se les ofrece durante mucho tiempo el mismo alimento.

Neofobia:

Cuando se les ofrece un nuevo alimento y lo rechazan (se cree que lo hacen por precaución, para evitar una posible intoxicación). También ocurre con alimentos que dejaron de darse y tras un tiempo vuelven a ofrecerse. Es un fenómeno frecuente en situaciones de stress y cambios de entorno o dueño. Una transición paulatina puede ayudar en estos casos.

Neofilia:

Es la preferencia por un alimento nuevo. En gatos es frecuente que suceda tras ocurrir el fenómeno de la monotonía. Y se ve más en gatos de vida libre.

Selección antiapostática:

Otro fenómeno observado en los gatos es que prefieran un alimento que esté disponible en pequeñas cantidades. Esto es frecuente en gatos que han desarrollado un gusto amplio y han tenido una experiencia rica en diversas fuentes de comida.

Se ha visto que, cuando ocurre este fenómeno con el alimento seco, los gatos prefieren las croquetas con formas diferentes (quizás porque las asocian a alimentos de distinto origen y, por tanto, a una dieta variada).

 

Existen nutrientes que el gato necesita ingerir en determinadas cantidades para no enfermar

Las presas que cazan los gatos en la vida salvaje, y que eran la dieta diaria de sus ancestros, aportan nutrientes directamente disponibles y en cantidades adecuadas para los felinos. De tal manera que su dieta diaria, sea cual sea, ha de “imitar” ese perfil nutricional y cubrir sus requerimientos diarios.

¿Quieres saber de qué requerimientos nutricionales hablamos?. Aquí van:

              Proteína:

Los gatos requieren altos niveles de proteína muy digestible en su dieta por varios motivos:

  • Requieren mayor cantidad de ciertos aminoácidos, como la taurina y la arginina, para que su organismo funcione correctamente
  • Como muchos carnívoros, su metabolismo proteíco está acelerado. Es decir, su hígado constantemente está “rompiendo” proteínas para obtener aminoácidos y no es capaz de autorregular su actividad, aun cuando reciba poca proteína a través de la dieta. Al no existir dicha regulación, puede comenzar una autodigestión de las propias proteínas del animal, que implicaría un estado catabólico con consecuencias para la salud: pérdida de masa muscular, deterioro orgánico, menor capacidad enzimática, problemas de cicatricación, problemas de fertilidad...
  • Utilizan ciertos aminoácidos gluconeogénicos para formar glucosa y obtener energía. Es por ello que los carbohidratos puede ser de ayuda (link a artículo de gatos e hidratos) en determinadas circunstancias.

 

 

 

 

Arginina:

Es un aminoácido que se obtiene de la ornitina ingerida en la dieta, aunque en gatos esa conversión no ocurre, por lo que han de tomarla en cantidades suficientes en su dieta.

La arginina es esencial para un montón de procesos:

  • Detoxicar el cuerpo de amoniaco
  • Para la síntesis de proteínas en el cuerpo
  • Para el correcto funcionamiento del sistema inmune
  • La cicatrización

La deficiencia en arginina es rara pero cuando ocurre rápidamente se ven signos de intoxicación amoniacal (salivación excesiva, ataxia, vocalización exagerada, muerte).

 

Taurina:

La taurina es esencial en la dieta del gato, ya que no la pueden formar en cantidades suficientes en su organismo. Sólo se encuentra en la proteína animal, siendo abundante en el corazón y cerebro.

Algunas de sus funciones son:

  • Neurotransmisor
  • Interviene en la agregación plaquetaria y en el transporte de calcio al interior celular
  • Forma parte de las sales biliares
  • También parece intervenir en el metabolismo lipídico en el hígado

Una deficiencia en taurina genera hipertensión, cardiomiopatía dilatada, degeneraciones retinianas, sordera, problemas de reproducción, problemas de crecimiento, depresión del sistema inmune…

 

Niacina:

              También llamada ácido nicotínico o vitamina B3.

Los gatos no sintetizan suficiente a partir del triptófano (otro aminoácido). Se encuentra en la proteína animal y las legumbres y en algún grano también, pero de forma menos biodisponible.

Es esencial para el aprovechamiento de la energía de los alimentos, para la salud de la piel, para la transmisión nerviosa, para el control de la glucosa en sangre, para la síntesis de hormonas sexuales y adrenales…

Su deficiencia en gatos genera anorexia, fiebre, eritema y úlceras en lengua, pérdida de peso y muerte.

 

Retinol:

El retinol es la vitamina A.

Los gatos no pueden obtener vitamina A de los betacarotenos vegetales, por lo que sólo pueden tomarla a través de alimentos de origen animal, como el hígado o los huevos.

Interviene en el crecimiento y diferenciación celular durante la gestación, en una correcta visión y en la función inmune.

Su deficiencia en gatos supone abortos, muertes uterinas, pérdida de peso y alteraciones en piel y mucosas. Pero cuidado, un exceso de vitamina A puede provocar una hipervitaminosis, con signos de rigidez en el cuello, problemas esqueléticos, letargo…

 

              Araquidónico:

Es un ácido graso omega 6 esencial para la de la membrana celular y responsable de la formación de moléculas que intervienen en la inflamación y en la coagulación.

Los gatos no pueden producir suficiente araquidónico a partir del ácido graso linoleico ingerido, por lo que ha de obtenerlo en su dieta directamente. Es un nutriente muy abundante en la grasa de carnes y pescados.

Su deficiencia genera problemas en piel y una pobre respuesta inmune (además de afectar al sistema urinario y reproductor).

Otras grasas:

Al igual que muchas otras especies, los gatos no pueden sintetizar ácido linoleico, lo que lo convierte en un ácido graso esencial.

Además, tienen disminuida la capacidad de formar EPA y DHA, que se forman a partir del alfa linolénico, por lo que es importante asegurar un aporte suficiente en la dieta.

 

Ya han quedado patentes las principales diferencias metabólicas de perros y gatos. Ahora te recomendamos conocer las claves de su alimentación (link a entrada de claves de alimentación de gato), que estamos seguros te sorprenderán.

dingo natura Área Cliente