Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar tu visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies Más información Aceptar

Información útil

18-06-2018

MIEDO A LOS RUIDOS EN PERROS Y GATOS

MIEDO A LOS RUIDOS EN PERROS Y GATOS

Es frecuente encontrarnos con perros y gatos que muestran un marcado miedo a ciertas situaciones.

La sensibilidad sonora o el miedo a los ruidos fuertes, como los truenos de las tormentas o los petardos y cohetes en una fiesta, es un problema común entre nuestras mascotas. De hecho, gracias al estudio realizado por la doctora Katriina Tiira y colaboradores, se ha llegado a la conclusión de que aquellos animales que muestran una respuesta de miedo ante un ruido fuerte tienen un 40-100% de posibilidades de presentar un comportamiento similar ante otros estímulos (como personas extrañas o lugares desconocidos o ansiedad por separación).

Ya se sabe que los animales que viven asustados y con miedo continuado tienen una esperanza de vida inferior y que las fobias (que son respuestas intensas y desproporcionadas de miedo que no guardan relación con el grado del estímulo desencadenante) una vez instauradas, si no se tratan, empeoran con la edad. Es por ello que, desde Dingonatura, queremos echarte una mano para que puedas estar mejor preparado para los fuegos artificiales y todas las demás fiestas que se celebran en distintos lugares de España.

Pero antes de leer nuestros consejos, vamos a aclararte una serie de preguntas asociadas a las fobias y miedos en nuestras mascotas que pueden resultarte de ayuda:

1) ¿No sé si mi perro/gato es sólo nervioso o tiene una fobia?: Un temperamento nervioso y asustadizo no significa que nuestro amigo tenga una fobia (aunque se beneficiaría de la ayuda de un profesional de la etología y del comportamiento animal para tranquilizarse).

2) ¿A qué edad suelen aparecer los miedos y fobias en los animales?: Ese tipo de patologías se suelen fijar entre los 10-36 meses de edad, aunque pueden desarrollarse en cualquier momento. Es clave, por tanto, acostumbrar a nuestros cachorros y gatitos en su tercer y cuarto mes de vida a un sinfín de sonidos, personas y ambientes para que puedan sentirse tranquilos y calmados ante estímulos fuertes como los cohetes, petardos o truenos (siempre con delicadeza, de forma gradual y sin sobreestimular, porque podríamos traumatizarlos y provocarles nosotros el miedo).

3) ¿Hay razas más predispuestas a este tipo de miedos?: Existe cierta predisposición racial y heredabilidad, como demostró el estudio de Linn Storengen  de la Universidad noruega de ciencias (NMBU), que afirma que ciertos comportamientos miedosos pueden verse con más frecuencia en Border Collies, Pastores Alemanes, Pastores Australianos, Shetlands... aunque el entorno (en este caso, nosotros) es determinante para desarrollar pánico a los ruidos fuertes.

4) ¿Y en gatos?: Los gatos, al tener mucho más desarrollada su capacidad auditiva, suelen sobresaltarse con facilidad ante cualquier ruido, pero eso no significa que hayan desarrollado una fobia. Es importante observar su comportamiento ante esos estímulos y analizar hasta qué grado los afectan.

5) ¿Cómo puedo saber si mi perro/gato tiene fobia?: momentos antes de que ocurra el estímulo desencadenante (como la tormenta o el paso cercano de un motor) pueden estar nerviosos pudiendo presentar temblores, vocalizaciones fuertes, respuestas de huida, esconderse, inmovilidad y falta de reacción, micción o defecación involuntaria, una excesiva salivación y jadeo, mostrarse agresivos e incluso llegar a autolesionarse.



Es importante comentar que el miedo puede indicar un problema de salud subyacente, por lo que siempre se ha de consultar con el veterinario si observamos este tipo de comportamiento. Algunas de las causas que podrían estar provocando esta respuesta en nuestras mascotas son:

Problemas en tiroides, problemas cerebrales, infecciones víricas, situaciones de dolor, deterioro cognitivo asociado a la edad, intoxicaciones (por ejemplo, con plomo), problemas en piel, reacciones extrañas con ciertos fármacos o vacunas, problemas de corazón...

 
Por último, os dejamos una serie de consejos que ayudarán a nuestros amigos a sentirse más tranquilos y seguros, y sobrellevar mejor estas situaciones:

1) No tengas a tu perro o gato en el exterior si sabes que se acerca una situación en donde pueden sentir miedo y salir corriendo (y hacerse daño en esa huida). Intenta tenerlos en un lugar protegido antes de que se aproxime el estímulo.

2) Permite un acceso libre y sencillo a sus escondites favoritos (prepara esos lugares con alguna manta que tenga tu olor o sus juguetes, con algo de comida y agua).

3) No se recomienda encerrarlos, ya que esa sensación puede generar más estrés y, por tanto, agravar su respuesta de huida.  Simplemente deja que puedan esconderse, si lo desean, en un ambiente que sientan como seguro y protegido.

4) Baja persianas y cierra ventanas para minimizar la intensidad del estímulo (así oirán, de manera atenuada, los fuegos artificiales o los truenos y no podrán ver la luz de los cohetes o los rayos de las tormentas).

5) Si sabes que se acerca uno de sus momentos de pánico, como la Noche de San Juan, sácalo a jugar y correr durante un buen rato (tiempo antes) porque el ejercicio y la diversión secretan endorfinas que tienen un potente efecto calmante.

6) No es recomendable reconfortarlos y darles un exceso de mimos en esos casos, ya que podemos estar fomentando un comportamiento que no deseamos. Es mejor acompañarlos de cerca, con nuestra presencia simplemente, como si nada peligroso estuviera pasando. A lo sumo, podemos intentar jugar con ellos si vemos que no están aterrorizados, para distraer su atención y ofrecerles algún premio siempre y cuando su respuesta esté siendo positiva.

7) Puedes poner música de fondo un ratito antes de que se inicie el estímulo, que los calme y tranquilice. Ya se conoce el poder tan beneficioso de ciertos sonidos sobre los animales, habiendo muchas alternativas disponibles en internet basadas en la psicoacústica, como la que ofrece la pianista Lisa Spector o la pieza que creó un músico llamado Gnash, inspirado en los problemas que tenía su perrita adoptada y otros perros de protectoras.

8) Existen en el mercado varias herramientas que nos pueden ayudar en estos casos: feromonas tranquilizantes, auriculares aislantes, remedios naturales como las flores de Bach, vendajes y camisetas anti-ansiedad.

9) También puedes consultar páginas donde te explican cómo realizar masajes y terapias manuales que los ayudan a calmarse cuando están asustados.

10) Recuerda que estas respuestas de miedo y terror pueden indicar algo más y suelen empeorar si no se tratan, por lo que es vital que acudas a un profesional que te ayudará a mejorar la calidad de vida de tu mascota y valorar si es necesaria la medicación. Las técnicas de desensibilización son una herramienta que puede servir en determinadas ocasiones, pero siempre es recomendable que estén supervisadas por un experto en comportamiento animal.

En Dingonatura somos conscientes del valor de nuestros amigos peludos y de que su bienestar global pasa por una salud emocional, además de una buena alimentación y una vida activa. Por ello, nos gusta recordar la importancia vital de estos tres pilares y contribuir, hasta donde podemos, a que se hagan realidad.

dingo natura Área Cliente